En los últimos años, todos los medios de comunicación hablan sobre las toxinas, las famosas dietas detox o la mejor forma de hacer ejercicio para eliminarlas. Sin embargo, poca gente sabe realmente qué son las toxinas y por qué es recomendable depurar nuestro cuerpo.

Las toxinas son sustancias perjudiciales que son producidas por las células, ya sean de plantas, animales o bacterias. En nuestro caso, pueden haber sido fabricadas por el cuerpo o proceder del exterior.

«Para eliminar las toxinas del cuerpo, es importante que mantengamos una alimentación saludable y nos hidratemos correctamente. El hígado y el riñón son nuestros grandes aliados en la tarea.»

El problema de las toxinas es que cuando se acumulan provocan daños en nuestras células y tejidos. Por ello, en este artículo te explicamos de dónde provienen estas sustancias y qué podemos hacer para eliminarlas.

¿Qué son las toxinas?

Como hemos mencionado, las toxinas son sustancias potencialmente perjudiciales para nuestras células y tejidos. Pueden ser moléculas pequeñas, proteínas u otros elementos que proceden tanto del exterior como del interior del cuerpo.

En primer lugar, debemos saber que en nuestro organismo se generan toxinas todo el tiempo, debido a los procesos metabólicos que necesitamos para sobrevivir. Por ejemplo, el mecanismo por el que nuestras células obtienen energía genera radicales libres.

«Cuando el cuerpo neutraliza las toxinas, se evita que alcancen niveles muy altos, que es lo realmente perjudicial para los tejidos.»

Los radicales libres son moléculas inestables que se consideran toxinas, puesto que pueden provocar daños en las células si se acumulan. También generamos numerosas toxinas cuando nos alimentamos, respiramos o consumimos alguna sustancia como el tabaco.

Lo que ocurre es que tenemos mecanismos que nos permiten neutralizar todas estas toxinas o eliminarlas. Cuando se neutralizan, se evita que alcancen niveles muy altos, que es lo realmente perjudicial para los tejidos.

Los dos órganos más importantes en la neutralización y eliminación de toxinas son el hígado y el riñón. Por la orina y las heces expulsamos gran parte de ellas.

Es fundamental que estos órganos funcionen como deben, para que la depuración sea correcta. Las enfermedades renales y hepáticas alteran el proceso de desintoxicación y retardan la eliminación de radicales libres, afectando el envejecimiento, por ejemplo.

El hígado es un órgano clave en la desintoxicación del ser humano

Otras toxinas importantes

Como ya hemos mencionado, la alimentación es una fuente importante de toxinas. No solo por las reacciones que se producen en el interior del cuerpo para procesar los alimentos, sino porque también proceden del producto en sí.

De esta manera, los alimentos ricos en aditivos y grasas contienen un mayor porcentaje de tóxicos. Lo mismo ocurre con los fritos o los procesados a altas temperaturas. Además, las sustancias como el tabaco o el alcohol son extremadamente perjudiciales.

«Los alimentos ricos en aditivos y grasas, los fritos o los procesados, al igual que sustancias como el alcohol y el tabaco, contienen un mayor porcentaje de tóxicos.»

Las sustancias contaminantes, como los metales pesados, que están presentes en algunos animales que ingerimos, también se consideran una fuente de intoxicación. Tampoco podemos olvidar que los venenos de animales como serpientes o insectos también son tóxicos.

Los ultraprocesados, comunes en la industria alimenticia actual, aceleran el proceso de liberación de toxinas por la cantidad de pasos que se dan en su fabricación. En un supermercado, la elección de productos debe ser específica, para minimizar los riesgos en la salud.

¿Cómo eliminar las toxinas del cuerpo?

Aunque haya publicidad sobre numerosas dietas y fórmulas detox, no hay ninguna evidencia científica aún de sus beneficios. Sin embargo, sí es cierto que para poder eliminar tóxicos de nuestro organismo necesitamos que los órganos funcionen correctamente. En especial, el hígado y el riñón.

«Lo ideal es introducir en nuestra dieta más verduras y frutas.»

De allí que sea muy importante hidratarse bien y beber entre 1,5 y 2 litros de agua al día. Así ayudamos a que el riñón produzca más orina y se depure con más frecuencia.

Por lógica, si reducimos las que ingerimos del exterior, también será beneficioso para nosotros. Podemos hacerlo, por ejemplo, eliminando el alcohol, el tabaco o los elementos procesados y ricos en grasas. Además, lo ideal es introducir en nuestra dieta más verduras y frutas.

No sólo las dietas sirven para desintoxicar

Se recomienda llevar una vida activa y realizar ejercicio de intensidad moderada varias veces por semana. Mediante el deporte también eliminamos toxinas y, además, reducimos los niveles de estrés, que parecen estar relacionados.

Lo que debemos recordar es que las toxinas son sustancias perjudiciales para nuestros tejidos. Sin embargo, antes de iniciar ninguna dieta o de tomar productos detox, es importante informarse y consultar con un profesional.

Leonardo Biolatto, médico

 

Fuente: «Mejor con salud»

https://mejorconsalud.com

(Visited 4 times, 1 visits today)