El Congreso Meeting Pack sobre innovación, tendencias, productos y soluciones específicas de packaging alimentario, puso de manifiesto que el futuro albergará una transformación de los envases destinados al contacto con alimentos en pro de alternativas más reciclables, compostables y biodegradables.  Te mostramos las estrategias y vías más prometedoras que ya están cambiando el panorama del packaging y sobre las que se reflexionó en el evento.

 

La sostenibilidad del packaging alimentario fue el denominador común de todas las exposiciones y ponencias sobre envases alimentarios realizadas durante Meeting Pack 2021. Dada la concienciación empresarial en busca de un desarrollo sostenible, y la presión ejercida tanto por los consumidores como por las instituciones, se mostró una tendencia clara de futuro a corto-medio plazo del sector de los envases hacia la sostenibilidad.

Esta disposición hacia envases más sostenibles es necesario alcanzarla mediante una transformación en el uso de los actuales materiales, en pro de otros más reciclables, biodegradables, compostables, reutilizables…

Las ponencias fueron llevadas a cabo por empresas fabricantes de envases alimentarios (Enplater Group, FKUR, Grupo Lantero y FAERCH) y por dos grandes empresas alimentarias usuarias de dichos envases: Nestlé y Danone. Todos coincidieron en que en el escenario actual sobre legislaciones europeas y exigencia del mercado, es necesario que los esfuerzos a corto plazo se dirijan a conseguir envases más sostenibles, sin olvidar las prestaciones técnicas y la seguridad alimentaria de éstos.

Para ello, se propusieron diferentes estrategias como las siguientes:

Ecodiseño

El ecodiseño se propuso como una etapa fundamental tanto en el desarrollo de nuevos envases como en la elección del mismo para proyectos concretos.

Bioplásticos y biopolímeros

Los bioplásticos son los materiales que tienen un origen biológico, lo más común es que dicho origen sea vegetal. Esto hace que sean un material diferente al plástico convencional que se fabrica a partir de derivados del petróleo.

Podríamos decir que no se trata de una alternativa o un sustituto del plástico convencional, sino más bien otro material que está disponible para emplearse en diferentes aplicaciones. Los bioplásticos tienen características y propiedades diferentes a los plásticos convencionales y por tanto, en función de los requerimientos de cada envasado se podrá optar por una u otra opción.

Materiales biodegradables y materiales compostables

Alguno de los bioplásticos, además, tienen capacidad de degradarse biológicamente, produciendo nueva materia orgánica y gases como CO2 y metano.  Son los denominados materiales biodegradables.

De igual manera, algún bioplástico tiene la capacidad de ser compostable en condiciones de compostaje industriales pasando a formar parte de un sustrato orgánico que se puede emplear para aplicaciones agrícolas. Son los denominados materiales compostables.

Sin embargo, en ocasiones se confunden los términos y no se tiene claro que ese concepto de biodegradabilidad o compostabilidad dependen de una gestión de los residuos eficaz, y no vale con tirarlos al medio que nos rodea porque tienen esa característica. Un material biodegradable en el medio que nos rodea puede tardar entre 25 y 150 años en degradarse completamente.

Hoy en día la gestión de este tipo de material no es adecuada ya que no se pueden eliminar en el contenedor de envases ya que contamina la fracción de los plásticos convencionales y dificulta su reciclado. Así que de momento habría que eliminarlo en el contenedor que admite el resto de residuos no clasificados y que sea separado en las plantas de tratamiento sin embargo, eso no se está realizando por el momento.

Es por ello que son materiales con un alto potencial de uso y que cada vez se emplean más debido a que hay nuevas e innovadoras iniciativas, pero que se debe mejorar la gestión de sus residuos para aprovechar su potencial reciclabilidad. Ya que, aunque un material sea reciclable, no significa que se esté reciclando en la actualidad.

Pudimos ver envases fabricados a base de maíz, caña de azúcar, bambú o fibras naturales de palma.

Especialmente interesante fue observar cómo empresas como Danone o Nestlé están incorporando nuevos diseños de envases alimentarios para algunas aplicaciones. Por ejemplo, formatos más grandes con el fin de reducir material, materiales sustitutivos al plástico o envases 100% reciclables y fabricados con material reciclado. Sin duda, estas apuestas son señales de que el camino hacia la sostenibilidad es también imprescindible en el ámbito del packaging y de que los nuevos materiales o estrategias se irán haciendo poco a poco hueco en los productos envasados.

 

Fuente: Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria (CNTA)

https://www.cnta.es/transformacion-packaging-alimentario-sostenibilidad/

(Visited 28 times, 2 visits today)