Una nueva investigación del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley (Berkeley Lab),  laboratorio nacional estadounidense que realiza investigaciones científicas en nombre del Departamento de Energía, ha sugerido que algunos cultivos agrícolas populares podrían no sobrevivir para los años 2045-2049 si se mantienen las condiciones actuales.
«Un estudio de Berkeley Lab ha sugerido que algunos cultivos populares necesitarán cambiar su estación de crecimiento y su ubicación para adaptarse a los escenarios futuros de temperatura y cambio climático.»
“Necesitamos información confiable sobre cómo las condiciones climáticas futuras afectarán a nuestros cultivos para que el sistema agrícola desarrolle una respuesta adecuada para garantizar la seguridad alimentaria. Por ejemplo, un desafío importante al considerar la reubicación es que los productores tengan un conocimiento especializado de sus tierras y cultivos. Si ya no se pueden cultivar en sus ubicaciones actuales, entonces el agricultor tiene que mudarse a una nueva área o cultivar un cultivo diferente, lo que presenta una carga práctica y económica».
«Para garantizar la seguridad alimentaria de California y el resto del país, es importante predecir cómo afectará el calentamiento futuro a la agricultura de California», dijo la autora principal del artículo, Alison Marklein.
Al realizar el estudio, los investigadores primero seleccionaron cinco cultivos anuales con mayor producción en California que en cualquier otro estado: lechuga, brócoli, zanahorias, tomates y melón.
Luego, el equipo obtuvo 15 años de datos de temperatura del aire a partir de 1990 de ubicaciones en todo el estado, así como información sobre los umbrales de temperatura de los cultivos.
«Es fundamental planificar con anticipación los futuros escenarios de calentamiento.»
Con el objetivo de comparar el rendimiento de cada cultivo en California bajo diferentes escenarios climáticos posibles, uno caliente-seco y otro frío-húmedo, los investigadores observaron cómo las temperaturas más altas pueden afectar los cultivos en sus lugares de producción históricos. A continuación, identificaron posibilidades para trasladar cualquier cultivo a una ubicación más idónea en función del umbral de temperatura de ese cultivo, observando todas las áreas donde no se había cultivado, incluso donde la tierra no se había utilizado anteriormente para la agricultura.
“Encontramos diferencias en cómo las temperaturas más cálidas afectarán a los cultivos de la estación fría en comparación con los cultivos de la estación cálida”, dijo Marklein. “Para los cultivos de temporadas más frías, como el brócoli y la lechuga, es posible extender sus temporadas de crecimiento. Pero puede hacer demasiado calor para cultivar tomates de estación cálida donde históricamente se han cultivado en verano, y puede ser necesario trasladarlos a climas más suaves.
Si bien es cierto que algunos de los cultivos estudiados, especialmente los tomates, perderán áreas donde se han cultivado tradicionalmente debido al calentamiento futuro, podría haber algunas formas de mitigar estos desafíos potenciales, dijeron los investigadores. Por ejemplo, debido a que su análisis se centró en la temperatura del aire en lugar de la temperatura del cultivo, en la práctica el riego puede reducir algunos efectos negativos del calor, agregaron.
Marklein dijo que este estudio les da a los planificadores agrícolas mucho en qué pensar. “Este es realmente un primer paso en la planificación de escenarios climáticos futuros. Este trabajo podría utilizarse para ayudar a priorizar recursos como tierras de cultivo y agua para maximizar la productividad agrícola y la seguridad alimentaria”, dijo. «Es fundamental planificar con anticipación los futuros escenarios de calentamiento, particularmente en áreas como California que alimentan a la nación».
Sam Mehmet

Fuente: New Food Magazine

https://www.newfoodmagazine.com/news

(Visited 20 times, 1 visits today)