Las tecnologías fotónicas (basada en la generación, control y detección de las ondas de luz y fotones, que son partículas de luz) contribuyen a la mejora exponencial del procesado, permitiendo la automatización de ciertos procesos y facilitando información de valor que no está al alcance del ojo humano. Además, ayudan a garantizar la seguridad alimentaria, determinando la composición química y la presencia de sustancias no deseadas.

«Las tecnologías fotónicas ayudan a garantizar la seguridad alimentaria, determinando la composición química y la presencia de sustancias no deseadas.»

Así, resulta evidente el creciente interés de la industria alimentaria por las soluciones basadas en estas tecnologías. Pero, ¿cuáles son? ¿de qué forma se pueden implantar en la industria?

¿Por qué tecnologías basadas en el uso de la luz?

A través del análisis de la luz es posible obtener información de las propiedades físico-químicas de un alimento de forma precisa y automática. Las tecnologías desarrolladas y utilizadas en línea en los procesos productivos permiten conocer la composición de los alimentos y discriminar aquellos que presentan alguna alteración respecto a la referencia.

«A través del análisis de la luz es posible obtener información de las propiedades físico-químicas de un alimento de forma precisa y automática.»

La implementación de estas tecnologías, además de mejorar la identificación de alteraciones en los alimentos, permiten automatizar ciertos procesos, reducir las mermas y las posibles incidencias. Desde AINIA participamos en un webinar (conferencia por internet) que, organizado por SECPhO (cluster que agrupa empresas, centros tecnológicos y grupos de investigación en el sector de la fotónica y la óptica)., versa sobre tecnologías fotónicas para garantizar la Seguridad Alimentaria de los alimentos que llegan a manos de los consumidores.

Cuatro tecnologías fotónicas que aportamos a la industria

  1. Termografía para validar el sellado de envases plásticos.

Analizando la huella térmica tras el proceso de sellado es posible detectar defectos en la soldadura, lo que puede llegar a comprometer la vida útil de los productos que contiene. Esta técnica permite revisar el 100% de la producción durante el proceso, lo que facilita la retirada de los envases defectuosos antes de que lleguen al lineal del supermercado.

  1. Visión hiperespectral, tecnología para la detección de materias extrañas

La detección de materias o cuerpos extraños con bajas densidades es, en estos momentos, un reto al que se enfrenta la industria alimentaria por no estar resuelto por las tecnologías aplicadas convencionalmente. La visión hiperespectral se posiciona como una tecnología fotónica para garantizar la inocuidad y la ausencia de cualquier cuerpo extraño introducido de forma accidental en la incorporación de las materias primas, durante el procesado o en el envasado.

  1. Espectroscopía NIR, medición de la calidad interna y su composición

La composición de un alimento puede contribuir a determinar la calidad y seguridad de los productos tanto durante como después del proceso de fabricación. La luz infrarroja puede facilitar el detalle de las propiedades químicas de los productos en tiempo real y, además, clasificarlos según los parámetros de referencia.

  1. Biosensores ópticos para la detección de patógenos

Mediante marcadores específicos capaces de identificar patógenos es posible detectar la presencia de patógenos en alimentos con alta sensibilidad y especificidad y en un tiempo muy corto, lo que puede facilitar la liberación positiva de productos al mercado mediante un rápido test tras su fabricación.

Fuente: AINIA

https://www.ainia.es/tecnoalimentalia

(Visited 7 times, 1 visits today)