El 23,8 por ciento de la población infantil y juvenil tiene sobrepeso en España y el 10,3 por ciento padece obesidad.
Con el objetivo de frenar y revertir esta tendencia, la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y la Fundación Española del Corazón (FEC) han presentado el informe ‘Riesgo cardiovascular desde la infancia’, un documento de consenso en el que plantean una serie de medidas relacionadas con la alimentación y el deporte en el entorno escolar.
“El reto es conseguir que se adquieran hábitos cardiosaludables en la infancia porque luego es muy difícil modificar los hábitos en la población adulta. Un niño obeso tiene muchas más posibilidades de ser obeso en la edad adulta y de padecer, por tanto, enfermedades asociadas como la hipertensión, o la diabetes. Este es un problema que está creciendo y por ello hemos elaborado una serie de propuestas”, ha destacado Manuel Anguita, presidente de la Sociedad Española de Cardiología.

«Los cardiólogos proponen una serie de medidas en el entorno escolar para fomentar hábitos saludables.»

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que los niños y adolescentes deben hacer al menos 60 minutos de actividad moderada y/o vigorosa. Por ello, una de las medidas quiere incluir una hora más de actividad física a la semana en Educación Infantil y Primaria.
“La mayor parte de los niños hacen su ejercicio fundamental en el colegio por lo que la educación física debe ser una actividad puntal en el centro”, así como “los recreos deben ser más activos, sin pantallas digitales de por medio, y con animadores o profesores que se dediquen a ello y fomenten a los niños a jugar”, ha subrayado Emilio Luengo, especialista en Cardiología, miembro del Consejo de Expertos del área de Actividad Física de la FEC y miembro de la Sociedad Española de Medicina del Deporte.
Asimismo, apuestan por centros escolares “multideportes” que oferten diferentes deportes para que los alumnos puedan elegir entre varias opciones y que los colegios cedan sus instalaciones los fines de semana y los festivos para eventos deportivos.
Respecto a los hábitos nutricionales, una de las propuestas se centra en mejorar la gestión y la calidad de la oferta alimentaria.
“Hay que conseguir que la oferta alimentaria sea educativa. Por ejemplo, que el niño aprenda a pelar la fruta, a ser autosuficente en la alimentación”, subrayó Javier Aranceta, presidente del Comité Científico de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC). “Así como evitar que el niño se compré un tentempié por el camino y sustituir las máquinas de vending por otras de alimentos saludables”, añadió.
Ignacio Ferreira, coordinador del informe y miembro ejecutivo de la SEC, ha recordado que 1,8 millones de niños escolarizados hacen su comida principal en el colegio “por lo que los centros tienen una responsabilidad importante” en la prevención de la obesidad.

Sello de calidad
Por último, la FEC propone la creación de un sello de calidad que, tras la determinación de una serie de criterios, podrá ser concedido a los centros escolares que cumplan ciertas características relacionadas con la promoción de la actividad física, la educación nutricional y la calidad de la alimentación servida en el centro.

Sandra Pulido
 

Fuente: Gaceta Médica
http://www.gacetamedica.com

(Visited 7 times, 1 visits today)