Durante las horas de sueño el organismo repara tejidos dañados durante el día, se eliminan aquellas sustancias que el organismo no necesita, ya sean desechos o sustancias acumuladas en exceso, se fijan nuevos recuerdos y se prepara para adquirir nuevos conocimientos, se fabrican proteínas, se desarrolla la musculatura… entre otras muchas funciones. Pero, además de todo esto, los estudios demuestran que hay una relación entre las horas de sueño y la pérdida de grasa, por lo que para conseguir estar en forma, no bastará con mejorar la dieta y hacer más deporte, sino que debemos prestar mucha atención al tercer pilar: el sueño.

Relación entre las horas de sueño y la pérdida de grasa

Un estudio realizado por el “Centro universitario de investigación clínica y laboratorio del sueño” de la Universidad de Chicago demostró que aquellas personas que dormían más de ocho horas perdieron el doble de grasa y mantuvieron mayor porcentaje muscular que aquellos que dormían menos de seis horas. Esto se debe a diferentes motivos:

Las hormonas gástricas que regulan el apetito pueden verse alteradas cuando no se duerme lo suficiente. La grelina es la hormona encargada de “avisar” cuando el organismo tiene apetito. Y la leptina es la encargada de “avisar” al organismo de lo contrario, cuando ya ha comido suficiente. Los estudios muestran mayor aumento de grelina y disminución de leptina en personas que han dormido menos de ocho horas.

  • Cuando se duerme mal o poco, el metabolismo de la glucosa sufre alteraciones: a menos horas de sueño o peor calidad de sueño, mayor resistencia a la insulina y, como consecuencia, hay un mayor acúmulo de grasa.
  • Cuando se duerme menos horas, existen alteraciones hormonales muy importantes del metabolismo muscular: aumenta el cortisol, disminuye la testosterona y el factor de crecimiento, lo que favorece la destrucción muscular y dificulta su recuperación.

A menos horas de sueño aumenta la fatiga, y esto suele provocar realizar menos actividad física o realizarla a menor intensidad. En consecuencia, no se consigue aumentar masa muscular y, por el contrario, sí que puede aumentar la grasa.

El déficit de sueño también provoca un peor autocontrol, lo que en determinadas personas puede provocar cambios en el comportamiento alimentario provocando un aumento calórico de la dieta y, como consecuencia, un aumento de masa grasa.

¿Cuantas horas de sueño necesita nuestro cuerpo?

La recomendación general son entre siete y ocho horas diarias según la Organización mundial de la Salud (OMS). Además los estudios confirman que la incidencia de obesidad es mayor en personas que no duermen estas horas diariamente.

«Los estudios demuestran que hay una relación entre las horas de sueño y la pérdida de grasa.»

¿Y si eres un deportista con una gran demanda física? La recomendación sigue siendo la misma, dormir entre siete u ocho horas diarias será suficiente, pues dormir mejora el rendimiento deportivo además de reducir el riesgo de lesiones. Algunos estudios apuntan (Arnal P. y colaboradores) que como el día de la competición, ya sea por desplazamientos o nervios, las horas de sueño pueden verse reducidas, es posible mitigar la pérdida de rendimiento durmiendo entre una y dos horas más los días previos a éste, el llamado “ahorro de sueño”.

Mónica Carreira, diplomada en Nutrición Humana y Dietética

(Visited 19 times, 1 visits today)