Ha tardado en llegar, pero el verano ya está aquí. El sol y las altas temperaturas se han implantado al fin en toda la geografía nacional. Con estas nuevas condiciones, el cuerpo pide otro tipo de alimentos y los productos frescos se convierten en indispensables en la dieta. Dentro de éstos, están en primer lugar las frutas. Ellas son las protagonistas del verano por su alto contenido en agua y su carácter refrescante.

Frutas silvestres, tropicales, cítricas… todas tienen cabida en la alimentación, pero todas se vuelven imprescindibles en la dieta de verano. Según informa la AESAN a través de la iniciativa Estrategia NAOS (Estrategia para la Nutrición, Actividad Física y Prevención de la Obesidad), las frutas contienen agua en un porcentaje que oscila entre el 80 y el 90% de su peso. A la vez que son ricas en azúcares (sacarosa, glucosa y fructosa) y su contenido calórico es bajo.

A la hora de consumir, aunque todas son recomendables, es preferible tomar la fruta de estación y en verano, el melón y la sandía son las protagonistas. Además, estos dos alimentos se encuentran en la lista de las cinco frutas con mayor porcentaje en agua.

El ‘Top Cinco’ de las frutas hidratantes

La sandía contiene entre un 90 y 95% de agua. Esta propiedad hace de ella un excelente alimento diurético. Además, es rico en vitamina A en forma de carotenos, siendo el licopeno el más importante, que es la sustancia que le da el tono rosado que tiene la sandía.

El melón, al igual que la sandía, es muy hidratante y tiene un porcentaje similar de contenido de agua. Además, algunas variedades de melón contienen un 10% más de azúcares que la sandía. Las propiedades del melón son altamente beneficiosas en enfermedades que implican deshidratación como sudoración excesiva o estados de fiebre severos.

Las cerezas, con alto contenido en vitamina A, tienen un alto porcentaje en agua, un 89,6 por ciento por pieza. Además, las cerezas están llenas de antioxidantes como flavonoides, vitaminas A y C y sales minerales, que le otorgan poderes contra el envejecimiento.

En el caso de las fresas su composición en agua roza el 90% (un 88,8%). Tras éste, su componente más abundante son los hidratos de carbono (fructosa, xilitol y glucosa). Además, las fresas poseen gran cantidad de vitamina C y ácido cítrico con acción desinfectante y alcalinizadora de la orina.

En el quinto puesto de frutas con más contenido en agua está el albaricoque con un 88%. Entre las características nutricionales de esta fruta destaca el alto contenido en fibra que mejora el tránsito intestinal y en provitamina A (beta-caroteno) que posee propiedades antioxidantes.

Verónica Martos

http://www.qcom.es/v_portal/informacion/informacionver.asp?cod=24834&te=4&idage=26657&vap=0&npag=2