Resistirse a ellos en época de calor es casi imposible. Pero más difícil todavía es decidirse entre la gran oferta de sabores que disparan nuestros sentidos desde los mostradores de las heladerías.

Refrescante, dulce y nutritivo, un helado aporta entre 200 y 400 kilocalorías y aunque su gran carga energética ha hecho que muchos lo veten de la dieta, consumirlos aporta múltiples beneficios para la salud. Sin darnos cuenta, cuando tomamos un helado estamos consumiendo grandes cantidades de calcio, vitamina D y proteínas de alto valor biológico, gracias a la leche que forma parte de su composición.

“Saborearlos nos aporta calcio, vitamina D y proteínas muy beneficiosas para la salud de los huesos.”

Además, debido al azúcar, la miel o la glucosa que se emplea para elaborarlos son una estupenda fuente de energía, especialmente interesante para combatir el agotamiento que producen las altas temperaturas. Los helados también son una gran fuente de hidratación ya que, uno de sus principales ingredientes es el agua.

Los expertos en nutrición aseguran que, consumido de manera ocasional, el helado puede formar parte de la dieta sin implicar un problema para el mantenimiento del peso corporal.

Fuente: diario ABC Salud

Fotografía: diario ABC

http://www.abc.es/salud/saber-comer/20150721/abci-calorias-helado-201507191916.html