El consumo medio de azúcares añadidos (aquellos que figuran como ingrediente en el etiquetado de productos envasados) en los españoles supone un 7,3% de su ingesta diaria, un porcentaje en sintonía con la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de reducir estos azúcares añadidos a menos del 10% de la ingesta calórica total diaria. Sin embargo, por tramos de edad, los adolescentes y los niños se sitúan en el límite de consumo. Refrescos y chocolate, las principales fuentes de azúcares añadidos.

Además, la OMS considera que una reducción de los azúcares añadidos por debajo del 5% produciría beneficios adicionales para la salud.

Este es uno de los resultados de una nueva investigación dentro del estudio ANIBES (Antropometría, ingesta y balance energético en España) publicada en la revista científica “Nutrición Hospitalaria” y con una muestra de 2.009 personas entre 9 y 75 años, el 50,4% hombres y el 49,6% mujeres.

“Los adolescentes y los niños se sitúan en el límite de consumo de azúcares añadidos, procedentes, sobre todo, de refrescos y chocolate.”

Los hidratos de carbono suponen un 41,1% de la ingesta diaria de un español, por debajo del 45 a 60% recomendado por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés). El resto de la ingesta diaria la completamos con grasas (38,5%), proteínas (16,8%), alcohol (1,9%) y fibra (1,4%).

De ese 41,1% de hidratos de carbono, el 24,1% son almidones y el 17% restante corresponde a los azúcares totales.

Del 17% de azúcares totales:

  • El 9,6% corresponde a azúcares intrínsecos o sin azúcares añadidos (alimentos frescos o sin procesar como las frutas, verduras, carnes, pescados, mariscos…)
  • El 7,3% responde a los azúcares añadidos que contienen productos envasados y etiquetados.

Los azúcares añadidos, por tramos de edad

Por tramos de edad varía el aporte de azúcares añadidos en relación a ese límite del 10% del aporte calórico total diario que propugna la OMS.

Así, los adolescentes (entre 13 y 17 años) se encuentran justo en el 10% del consumo diario, seguido por los niños (de 9 a 12 años) con un 9,8%; los adultos con un 7,1% y los mayores (de 65 a 75 años) en el 5,1%. Por lo que, tanto adolescentes como niños, están rozando las recomendaciones.

Según el estudio ANIBES, y también en relación con esa sugerencia de la OMS, un 58,2 % de la población infantil (9-12 años), y sin diferencia por sexo, lo cumple.

En el caso de los adolescentes (13-17 años), el cumplimiento de la recomendación es menor (52,6%) y muy superior en hombres (56,2 %) con respecto a las mujeres (46,0 %).

En la población adulta (de 18 a 64 años) y en las personas mayores (de 65 a 75 años), el porcentaje de población ANIBES que cumple la propuesta de la OMS de ingerir azúcares añadidos por debajo del 10% se sitúa en un 76,7 % y 89,8 % respectivamente.

Fuentes alimentarias de azúcares

Azúcares añadidos

Los grupos de alimentos y bebidas que actuaron como fuentes principales de azúcares añadidos en el total de la población participante en el estudio ANIBES fueron: azúcares y dulces (34,1 %), bebidas sin alcohol (30,8 %, básicamente refrescos con azúcar, 25,5 %) y cereales y derivados (19,1 %, siendo el 15,2% bollería y pastelería).

En niños: el chocolate encabeza el alimento de mayor consumo, con un aporte del 22,70 %, seguido por refrescos con azúcar (17,90%) y de bollería pastelería  (16,10%).

En adolescentes: el consumo de refrescos con azúcar se dispara al 30,20%, el chocolate se sitúa en el 17,60% y a la bollería y pastelería en el 13,10%.

En adultos: refrescos con azúcar (26%); azúcar (19,70%); bollería y pastelería (15,10%) y chocolate (10,30%).

En mayores:  El azúcar está a la cabeza con un 25,10%; bollería y pastelería (21,40) quedando los refrescos con azúcar en el 9,46% del aporte.

Manuel Lorenzo

 

Fuente: agencia EFE. Salud

Fotografía: Agencia EFE

http://www.efesalud.com/azucares-anadidos-estudio-anibes