Ser vegetariano siempre ha estado asociado a una vida más sana por el supuesto mayor control de los productos consumidos. Un vegetariano tiene la convicción de que está llevando una alimentación que no solo es beneficiosa, sino que además incrementa la protección natural para determinadas patologías. Pero esta última premisa, la de la dieta ‘escudo’, no convence a parte del mundo científico. El último en poner en duda las bondades de esta alimentación ha sido un equipo de la Universidad Médica de Graz (Austria). No solo ha negado los beneficios de comer solo verduras, lácteos o cereales, sino que cree que esta práctica es dañina para el cuerpo. Los investigadores austriacos llegan a afirmar, en un estudio epidemiológico publicado por la revista Plos One, que un vegetariano tiene peor calidad de vida y que puede tener más posibilidades de sufrir determinadas enfermedades, como las alergias e incluso el cáncer.

El equipo dirigido por la doctora Nathalie Burkert analizó a 1.320 sujetos. Los dividieron por edad, estado socioeconómico, género y a su vez crearon cuatro grupos de 330 personas cada uno dependiendo de su alimentación. El primero estaba formado por vegetarianos; el segundo, por personas que comían mucha carne pero también mucha fruta y verdura; el tercero estaba formado por gente que seguía una dieta normal aunque con poca carne, y un cuarto grupo basaba su alimentación casi en exclusiva en carnes de todo tipo. Curiosamente, tres cuartas partes de los participantes eran mujeres.

Los científicos vieron, en un principio, que los vegetarianos fumaban menos, ingerían menos alcohol que aquellos que comían de todo y poseían un bajo índice de masa corporal. Además, la gran mayoría poseía una posición económica bastante alta. Pero hasta aquí se quedan las bondades de comer solo verduras. Los investigadores de la Universidad de Graz determinaron que los vegetarianos tenían casi el doble de alergias que quienes comían de todo -30,6% por 16,7%-. También las probabilidades de padecer un cáncer son muchísimo mayores en los vegetarianos (4,8% de incidencia) que en los carnívoros (1,8%). Una diferencia similar -siempre en contra de las personas que ignoran la carne- se produce en el caso de las enfermedades cardiovasculares: 1,5% a 0,6%.

El estudio de la Universidad de Graz va incluso más allá e indica que en 14 de las 18 enfermedades crónicas estudiadas, como migrañas, diabetes, asma u osteoporosis, salen mal parados los vegetarianos.

DOS CARAS

Otro de los apartados del estudio trata sobre los trastornos mentales. El informe determina que los vegetarianos sufren el doble de frecuencia de trastornos de ansiedad o depresión, mientras que en cuanto a la calidad de vida, es más alta la de los carnívoros. “Nuestro estudio ha demostrado que los adultos austriacos que consumen una dieta vegetariana son menos saludables, tienen una menor calidad de vida y también requieren más tratamiento médico”, aseguran los científicos.

Las afirmaciones del equipo de investigación austriaco no han tardado en tener respuesta desde los colectivos vegetarianos, que han recuperado estudios que afirman que ignorar los productos cárnicos es el mejor remedio para evitar enfermedades en el presente y en el futuro. Así, otro estudio publicado en febrero en JAMA Internal Medicine aseguraba que las dietas vegetarianas ayudan a mantener una presión sanguínea saludable y reducen el riesgo de hipertensión.

Una de las líneas de investigación que analizó los resultados de uno de los grandes estudios sobre nutrición y cáncer que se realiza en el mundo -European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition (EPIC)- indica que los consumidores de dietas veganas -personas que además de comer nada de carne no usan en su vida diaria ningún producto de origen animal- tienen niveles de colesterol mejores que aquellos que comen carne, pescado, lácteos y huevos. Además, el buceo en los datos del EPIC indicaba que los veganos consumían mayor cantidad de fibra y menor cantidad de grasa total y grasa saturada, y presentaban mejores pesos corporales. Empero, el EPIC también indica en sus líneas generales que las frutas y las verduras apenas protegen contra el cáncer. Pero los defensores del vegetarianismo y sus detractores están lejos de encontrarse.

Foto: Diario de Navarra

http://www.diariodenavarra.es/noticias/mas_actualidad/sociedad/2014/04/22/un_estudio_afirma_que_ser_vegetariano_tan_sano_156210_1035.html