El consumo de pescado está cayendo entre los hogares españoles. Si en 2009 en cada hogar se consumía una media de 29,9 kilogramos por habitante y año, en 2015 se ha pasado a 25,86, según datos de la Confederación Española de Pesca. Un 13,5% menos. El que ha sido siempre uno de los productos básicos en la dieta mediterránea y pieza fundamental de una alimentación saludable, parece estar cada vez más arrinconado en el menú diario de las familias españolas. ¿Es esto recomendable?

¿Por qué es necesario consumir pescado?

Tanto el pescado como el marisco tienen un excelente perfil nutritivo en cuanto a su contenido en proteínas, vitaminas y minerales, sin olvidar los ácidos grasos poliinsaturados, como los Omega 3 -presentes en mayor medida en los pescados azules, como el salmón o la sardina-, recuerda a ABC el presidente de la Sociedad Española de Nutrición, Luis Moreno.

¿Cuál es el consumo recomendado?

El pescado debe consumirse entre tres y cuatro veces a la semana. De ellas, entre una y tres deberían ser de pescado azul. El marisco, en cambio -explica el profesor Moreno- puede incluirse en la dieta de «forma excepcional», ya que pese a contener «minerales interesantes como el zinc», su aporte nutricional puede reemplazarse por carnes o pescados.

“Los expertos recomiendan consumirlo entre tres y cuatro veces por semana por su excelente perfil nutritivo: es fuente de vitaminas, aminoácidos esenciales, minerales y Omega 3.”

¿Cuáles son sus principales propiedades nutricionales?

Según la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, el pescado contiene proteínas de un alto valor biológico porque cuenta con todos los aminoácidos esenciales que require el organismo. Además posee minerales como el calcio, el yodo, el potasio, el fósforo y el selenio, que aseguran el fortalecimiento de los huesos y el funcionamiento del tiroides y el sistema inmunitario.

¿Qué vitaminas aporta este producto del mar?

El pescado presenta un alto contenido en vitaminas, sobre todo del grupo B, que intervienen en la formación de células sanguíneas y contribuyen al desarrollo normal de las funciones neurológicas. Contiene también vitaminas liposolubles, entre las que destacan la vitamina D y A, que contribuyen a la mineralización de los huesos y el mantenimiento de la visión. La vitamina E tiene una acción antioxidante.

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de comprarlo?

El profesor Moreno recuerda que pese a no haber una constatación científica, «siempre es mejor consumir el pescado que se se cría en su hábitat natural», ya que la calidad del producto es mayor. En el caso de comprar pescado de piscifactoría recomienda «ver en qué condiciones se encuentran esas granjas».

¿Pierde nutrientes por congelarse?

No. Aunque lo ideal es consumir el pescado a las pocas horas de su captura -explica Moreno- la congelación garantiza la eliminación de parásitos como el anisakis sin perder cualidades nutricionales. La ultracongelación además es el único sistema de conservación que permite recuperar, en el momento de su uso, las características del producto.

¿Cómo debe cocinarse?

La forma más saludable es al horno en papillot, ya que no necesita aceite. La segunda opción es a la plancha y siempre que sea posible hay que evitar las frituras, recuerda el presidente de la Sociedad Española de Nutrición.

L. Daniel

Fuente: diario ABC Salud

Fotografía: ABC

http://www.abc.es/sociedad/abci-pescado-alimento-estrella-dieta-saludable-201601131143_noticia.html