En septiembre comienza la recogida de la patata en Álava que se alargará hasta el mes de febrero. La gran tradición de este cultivo, el clima, y las características específicas de su suelo han hecho de esta patata un producto de reconocida calidad.
Aunque hasta el siglo XIX se utilizaban sobre todo para alimentar a los animales y también con fines médicos, a partir de este siglo se popularizó su cultivo en Álava, pasando a ser un producto muy arraigado en la gastronomía local.

Las principales variedades de patatas cultivadas son la Agria, la Monalisa y la Kennebec.

  • La Kennebec se caracteriza por su piel amarilla y su carne blanca firme. Soporta altas temperaturas y son muy apropiadas para guisos y cocidos.
  • La variedad Agria es de color más oscura y de forma más ovalada, con una carne de color amarilla. Muy adecuada para freír.
  • La Monalisa, de aspecto liso y limpio, son las más vendidas y las más versátiles en la cocina, fritas, cocidas o asadas.

También hay que citar dos variedades más. La Spunta, semitardía, muy común en el norte de España, alargada, de piel amarilla y carne clara y la Red Pontiac, de color rojizo y carne blanca. Con una textura más grumosa, harinosa, es buena para la fritura.
Álava ha sido la principal zona de producción de patata en España, cultivándose en tres puntos de la provincia: la Montaña, la Llanada y la zona de Valdegovia.

Feria de la patata de Valdegovia

El 15 de octubre se celebra la feria de la patata de Valdegovia, una de las más importantes. Se exponen y vende las diferentes variedades de patata autóctona, con degustaciones de este delicioso producto, artesanía, deporte rural…

 

Sólo se permite la utilización de este contenido en otros sitios web enlazando con nuestra url, mencionando como fuente a Zainduzaitez.  
© Zainduzaitez, Bilbao 2017. Aviso Legal