El huevo es malo para el hígado

Esta afirmación carece de cualquier rigor científico, aunque sí que es cierto que en determinadas patologías hepáticas y/ó biliares, pueden estar restringidos  alimentos ricos en grasas y proteínas, pero no solo el huevo, sino las grasas en general.

En el contexto de una alimentación saludable, el huevo es un alimento que aporta una proteína de excelente calidad por el perfil de aminoácidos que contiene, vitaminas (A, D y E) y minerales como el fósforo o el zinc.

Si tenemos el colesterol alto no debemos tomar huevo

Aunque si consultamos las tablas de composición de alimentos, el huevo es uno de los alimentos que más colesterol aportan (unos 500 mg por 100 g), en la tasa sanguínea de colesterol y en el riesgo cardiovascular no influye sólo el colesterol, sino el perfil de grasas (saturadas/insaturadas)  que aporta cada alimento.

El huevo es un alimento cuyo perfil lipídico es saludable, ya que predominan las grasas insaturadas frente a las saturadas, además de contener grasas beneficiosas para nuestra salud, como ácidos grasos esenciales(linolénico), fosfolípidos (lecitina) o las vitaminas A o D.

Al tratarse de un alimento que aporta proteínas de origen animal, su consumo debe alternarse junto con el de otros alimentos proteicos como carnes y pescados.

El huevo crudo es más nutritivo

Aquellos que superamos la treintena y hemos tenido fama de “malos comedores” de niños recordamos como en alguna ocasión hemos tomado algún que otro huevo crudo camuflado hábilmente por parte de nuestras madres en el vaso de leche, en el puré o la papilla para “darnos más alimento”.

Además de suponer un riesgo por los microorganismos que puede contener este alimento en crudo (por ejemplo Salmonella), el huevo crudo se resiste a la acción de los ácidos gástricos. Sin embargo, una vez cocinado, el huevo se coagula con el calor y sus nutrientes se aprovechan mejor.

También hemos de tener en cuenta que el huevo contiene una sustancia denominada Avidina, que impide la absorción de una vitamina llamada Biotina. La Avidina se desnaturaliza con el calor, por lo que cocinar el huevo también nos permitirá aprovechar mejor esta vitamina.

Laura González

Dietista de Gastronomía Baska

© Zainduzaitez 2014