“Por desgracia, el marketing de alimentos poco saludables dirigido a niños ha demostrado ser desastrosamente eficaz”. Con esa dureza se acaba de expresar la Oficina Regional de Europa de la Organización Mundial de la Salud (OMS). La frase aparece en la nota de prensa que acompaña a su publicación ‘Marketing de alimentos ricos en grasa, sal y azúcar para los niños: actualización 2012-2013’. Y es que las pruebas que confirman que el marketing de alimentos insanos “funciona” son indiscutibles. Como indiscutible es el efecto devastador que ejerce el consumo frecuente de dichos “alimentos” sobre la salud en general, y sobre el riesgo de obesidad infantil en particular, tal y como acreditan las 44 páginas del citado documento.

Julio Basulto

Fuente: Eroski Consumer

Foto: Dillon Breen