Con la entrada en vigor el pasado diciembre del reglamento aprobado por la Unión Europea en 2011 que regula las etiquetas alimentarias, la información ofrecida a los consumidores es mayor y están, por tanto, más protegidos. Las nuevas etiquetas contienen los ingredientes y composición de los productos, el origen de los alimentos, los nutrientes y los alérgenos.

Es obligatorio en las etiquetas advertir si contienen alguno de los 14 principales alérgenos o cualquier ingrediente fabricado con los mismos. Asimismo los restaurantes, comedores y empresas de suministros de comida tendrán que informar a sus clientes de los alérgenos que aparecen en sus menús.

En las etiquetas de los productos deben distinguirse tipográficamente los alérgenos, en negrita o con diferente color. Si no apareciera una lista de ingredientes debe incluirse la mención “contiene” seguido de la sustancia o producto.

La Unión Europea ha catalogado 14 tipos de alimentos que representan las causas más habituales de hipersensibilidad a los alimentos y deben constar obligatoriamente en la etiqueta.

Los alimentos más alergénicos en Europa son la leche de vaca, el huevo y el pescado entre los niños y las frutas como el melocotón, la manzana, el melón y el kiwi afecta más a los adultos. Se calcula que un 2% de la población adulta y un 7% de la población infantil sufre de alergias alimentarias y las etiquetas son sin duda el principal medio de comunicación entre los productores y los consumidores.

Los alérgenos alimentarios pueden provocar reacciones adversas atribuibles a su ingesta, el contacto o su inhalación por lo que hay que estar bien informado. Las alergias se producen precisamente cuando el sistema inmunológico no funciona correctamente y percibe una sustancia, normalmente inofensiva, como una amenaza y la ataca con las defensas.

Las alergias alimentarias cada vez afectan más a la población, diagnosticándose cada vez un mayor número de casos, sobre todo en niños. Según datos recientes las cifras de afectados se ha duplicado en los últimos diez años y es motivo de preocupación, tanto entre los consumidores como entre los alergólogos porque cada vez hay más alimentos implicados.

 

 

Sólo se permite la utilización de este contenido en otros sitios web enlazando con nuestra url, mencionando como fuente a Zainduzaitez.  
© Zainduzaitez, Bilbao 2014-2015. Aviso Legal