A pesar de que existen muchísimas dudas acerca de las bondades de la leche de origen animal, de acuerdo a los resultados obtenidos por distintos estudios científicos que habrían constatado sus efectos no tan positivos para la salud (aumenta la mucosidad y la congestión, aumenta el desarrollo de diferentes alergias y no ayuda a prevenir la osteoporosis), no ocurre lo mismo con el yogur, un alimento que en ocasiones ha sido igual de denostado que la leche de vaca precisamente por provenir de ella, pero lo cierto es que en realidad nada tiene que ver.

Es más, hay documentadas muchas pruebas fehacientes de que ya hace 4.500 años se comenzaron a obtener los primeros yogures, probablemente como consecuencia de la fermentación espontánea producida por la acción de algunas bacterias que se encontraban en el interior de las bolsas de piel de cabra (que se utilizaban habitualmente como recipiente de transporte).

“Lo ideal es consumir un yogur al día, lo que nos aportará todos los nutrientes esenciales que contiene el yogur.”

Así, durante los siglos, el yogur se convirtió en un alimento por excelencia característico de Europa, Asia y la India, hasta que alrededor del 1900 un científico expulso las cualidades del yogur en relación a la esperanza de vida que tenían quienes más lo consumían por aquel entonces: unos campesinos búlgaros.

El yogur es un alimento de origen lácteo que se obtiene a partir de la fermentación bacteriana de la leche. Más concretamente, para su elaboración es necesaria la fermentación del azúcar de la leche en ácido láctico, lo que precisamente atribuirá a este delicioso postre su característico sabor y consistencia.

Las principales propiedades nutritivas, protectoras y curativas del yogur

Rico en proteínas, vitaminas y minerales

El yogur es un alimento tremendamente rico en proteínas de alto valor biológico. ¿Y por qué son consideradas así? Fundamentalmente porque aportan todos los aminoácidos esenciales, por lo que el yogur se convierte en un alimento muy completo.

Además, es rico en vitaminas y minerales. Entre las vitaminas debemos mencionar la vitamina A, D (fundamental para la absorción del calcio) y vitaminas del grupo B. Entre los minerales destacan la propia presencia del calcio, fósforo, magnesio y potasio.

Ideal para mantener un buen tránsito intestinal

El yogur ayuda a mantener en buenas condiciones la flora bacteriana presente en los intestinos, tan fundamental además no solo a la hora de gozar de un buen tránsito intestinal, sino de unas buenas defensas (están de hecho muy relacionadas con nuestro sistema inmunológico).

Consumir yogur regularmente ayuda a prevenir o reducir el estreñimiento, siendo útil además a la hora de restablecer el tránsito intestinal en caso de que se haya producido alguna alteración.

Alimento de fácil digestión

A diferencia de la leche, el yogur es un alimento cuya lactosa ya se encuentra predigerida, cualidad que se traduce en que es un producto más fácilmente digerible, sobre todo en comparación con la leche.

Adecuado para la flora vaginal de la mujer

Una flora vaginal enriquecida ayuda a prevenir infecciones tanto por hongos como por levaduras. En este sentido, el yogur es ideal para nutrir y cuidar la flora vaginal de la mujer, gracias a su contenido en bacterias vivas que refuerzan el sistema inmunológico y enriquecen la flora.

De hecho, es un alimento ideal para aquellas mujeres que padecen candidiasis habitualmente.

¿Cuánto yogur se puede comer al día?

A la hora de disfrutar de los distintos beneficios y propiedades del yogur, sobre todo teniendo en cuenta su contenido en azúcares y por tanto en hidratos de carbono, la clave está en saber qué cantidad de yogur podemos comer al día con seguridad, y que no suponga ningún problema en relación a su contenido calórico.

Como manifiestan y coinciden muchos nutricionistas, lo ideal es consumir un yogur al día, lo que nos aportará todos los nutrientes esenciales que contiene el yogur, así como sus cualidades y beneficios más importantes.

Por ejemplo, un yogur al día nos aporta 180 mg. de calcio (un 25% de la cantidad diaria recomendada al día), 240 mg. de potasio, 17 mg. de magnesio, vitamina A y vitaminas del grupo B (B2, B12, B9 y niacina), y apenas 125 calorías.

Pero no vale cualquier yogur. ¿El mejor? Optar siempre por yogur natural, sin azúcares añadidos, y sobre todo evitar los yogures de sabores.

Ligia García

Fuente: Natursan

Fotografía: Natursan

http://www.natursan.net/las-impresionantes-cualidades-del-yogur