Mantener unos hábitos de vida saludables mediante una buena alimentación acompañado de una vida activa, no sirve únicamente para conseguir un cuerpo saludable o un buen físico, sino que también tiene efectos positivos en nuestra mente. Consumir frutas, verduras, legumbres, frutos secos y evitando alimentos procesados, nos ayuda prevenir la aparición de depresión según un estudio reciente.

El estudio se realizó sobre más de quince mil personas y sugiere que la depresión podría estar directamente relacionada con un déficit de nutrientes. Así que podemos decir que nuestra salud mental está directamente relacionada con nuestra alimentación diaria. Mientras mejor nos nutramos, menos probabilidad de desarrollar depresión tendremos.

“Los nutrientes que se asociaron a una reducción del riesgo de padecer depresión fueron los ácidos grasos omega 3 y distintas vitaminas y minerales contenidos en verduras, frutas, legumbres y frutos secos.”

Los investigadores en esta ocasión compararon tres dietas: la mediterránea, la pro-vegetariana como patrón dietético y una alternativa a la alimentación saludable. Los participantes usaron un sistema de puntuación para medir su adherencia a la dieta seleccionada, es decir, a mayor puntuación, más saludable era la dieta del participante.

Los alimentos como las carnes procesadas o los dulces se calificaban negativamente, mientras que las nueces, las frutas y las verduras (fuentes de ácidos grasos omega-3, vitaminas y minerales, respectivamente) se puntuaban de forma positiva.

La investigadora principal fue Almudena Sánchez-Villegas de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, la cual comentó que la intención de esta investigación era la de comprender qué papel jugaba la nutrición en la salud mental, ya que, creen que hay ciertos patrones dietéticos que podrían proteger nuestras mentes. Y al parecer, según este estudio, se confirmó que una buena dieta ayuda mantener una mejor salud mental.

El estudio se realizó sobre quince mil ex alumnos de la Universidad de Navarra, profesionales de otras provincias y otros titulados universitarios. Han sido parte del proyecto SUN, un estudio que comenzó el 21 de diciembre de 1999. Los cuestionarios para evaluar la ingesta alimentaria se completaron en el inicio del proyecto y otra vez después de 10 años.

Un total de 1.550 participantes informaron de un diagnóstico clínico de depresión o habían usado fármacos antidepresivos después de una seguimiento de 8,5 años. Los nutrientes que se asociaron a una reducción del riesgo de padecer depresión fueron los ácidos grasos omega 3 y distintas vitaminas y minerales contenidos en verduras, frutas, legumbres y frutos secos. No obstante, hay que seguir investigando mucho al respecto, esto es solo el comienzo.

 

Fuente: Vitónica (alimentación, deporte, salud)

http://www.vitonica.com/prevencion/las-frutas-y-las-verduras-protegen-nuestra-mente-tambien