En los últimos años, la pasta ha ganado la mala reputación de que engorda, lo que ha llevado a mucha gente a limitar su consumo. Ahora, un estudio realizado por el Departamento de Epidemiología de I.R.C.C.S. Neuromed en Pozzilli, Italia, hace justicia a este elemento fundamental de la dieta mediterránea, mostrando cómo el consumo de pasta está en realidad asociado con un menor riesgo de obesidad general y abdominal.

La investigación examinó a más de 23.000 personas reclutadas en dos grandes estudios epidemiológicos: ‘Moli-sani‘ e ‘INHES‘ (Encuesta de Salud y Nutrición italiana), realizada por el mismo Departamento. “Mediante el análisis de los datos antropométricos de los participantes y sus hábitos alimenticios –explica George Pounis, primer autor del artículo– hemos visto que el consumo de pasta, al contrario de lo que muchos piensan, no se asocia con un aumento en el peso corporal, más bien lo contrario”.

“Un estudio realizado por el Departamento de Epidemiología de I.R.C.C.S. Neuromed en Pozzilli, Italia, hace justicia a este elemento fundamental de la dieta mediterránea.”

“Nuestros datos muestran que disfrutar de la pasta según las necesidades individuales contribuye a un índice de masa corporal saludable, menor circunferencia de la cintura y una mejor relación cintura-cadera”, afirma este investigador, cuyo trabajo se publica en la revista ‘Nutrition and Diabetes‘.

Muchos estudios ya demostraron cómo la dieta mediterránea es uno de los regímenes alimenticios más saludables, incluso cuando se trata de controlar el peso. Sin embargo, se sabe muy poco acerca de la función específica de un componente básico como la pasta. Los autores creen que los datos del estudio Neuromed llenan ahora este vacío.

“La visión popular -explica Licia Iacoviello, jefa del Laboratorio de Biología Molecular y Epidemiología Nutricional en el Instituto Neuromed– es que la pasta a menudo se ve poco adecuada cuando se desea bajar de peso y algunas personas se la prohíben por completo en sus comidas. A la luz de esta investigación, podemos decir que no es una actitud correcta”.

“Estamos hablando de un componente fundamental de la tradición mediterránea italiana y no hay razón para prescindir de él. El mensaje que se desprende de este estudio, como de otros análisis científicos llevados a cabo en el contexto del Proyecto Moli-sani e INHES, es que la dieta mediterránea, consumida con moderación y respetando la variedad de todos sus elementos (la pasta en primer lugar), es buena para la salud“, concluye.

Fuente: Diario de Navarra

Fotografía: Diario de Navarra

http://www.diariodenavarra.es/noticias/vivir/vida_sana/2016/07/05/la_pasta_engorda_sino_que_reduce_riesgo_obesidad_abdominal_general_469367_3196.html