Recientemente han hecho público un estudio que confirma la capacidad antioxidante del zumo de naranja. José Ángel Rufían, profesor titular de nutrición y bromatologia en la Facultad de Farmacia de la Universidad de Granada, ha dirigido este estudio.

Ricardo Miguelañez.- Recientemente han hecho público un estudio que confirma la capacidad antioxidante del zumo de naranja ¿Podría explicarnos un poco mejor los resultados?

José Ángel Rufían.- Los zumos de frutas cítricas (y entre ellos el zumo de naranja) presentan una elevada capacidad antioxidante. Hasta el momento no se podía determinar la capacidad antioxidante de la fracción que no se puede digerir y llega al intestino grueso, donde la microbiota intestinal la fermenta y libera una elevada proporción de compuestos con capacidad antioxidante. En el caso de los zumos de cítricos, ésta fracción supone un 20-40% de la actividad antioxidante. De esta forma, los resultados obtenidos por mi grupo de investigación demuestran que la actividad antioxidante de este tipo de zumos es hasta 10 veces superior a lo que se había demostrado anteriormente.

R.M.- Hay algunos alimentos que están estigmatizados, en muchos caso sin motivo. ¿Qué piensa al respecto?

J.R.- Evidentemente hay alimentos que la sociedad entiende como perjudiciales o poco saludables en algunos casos. Sin embargo, hay que tener en cuenta que sea cual sea el alimento, salvo la presencia de una patología particular, la ingesta moderada de cualquier alimento, dentro de una dieta equilibrada y variada no suele suponer un riesgo para la salud, sino que incluso favorece la diversidad de dicha dieta. En el caso de los zumos comerciales, en general la población tiene la noción de que son bebidas con una gran cantidad de azúcar. En algunos casos puede ser cierto, pero si se tiene en cuenta el aporte calórico de éstos dentro del contexto de una dieta equilibrada, su consumo no debe de suponer un problema. Incluso existen alternativas con menos calorías que podrían ser de interés para personas con sobrepeso y/o obesidad.

R.M.- ¿Considera que la sociedad española se alimenta correctamente?

J.R.- La dieta de la sociedad española, en comparación de la dieta de otros países, es una dieta sana debido a su mayor similitud a la Dieta Mediterránea de nuestros ancestros. Sin embargo, debemos tener en cuenta que cada vez más nos alejamos del patrón de Dieta Mediterránea, de forma que la globalización nos está llevando a adoptar una dieta mucho más occidentalizada. Atrás ha quedado la dieta de los años 60, donde la ingesta de legumbres, verduras, cereales integrales y vino tinto era mucho mayor, siendo la ingesta de carne muy inferior a la actual.

R.M.- ¿Qué opinión tiene sobre la Dieta Mediterránea y la valoración que la sociedad española tiene sobre ellas?

J.M.- La Dieta Mediterránea es la dieta que mayor protección ofrece sobre las patologías cardiovasculares, las cuales son la mayor causa de muerte a nivel mundial. La sociedad española evidentemente valora muy positivamente la Dieta Mediterránea, puesto que está arraigada en nuestras costumbres. Sin embargo, debido al estilo de vida actual, no es fácil disponer del tiempo necesario para preparar, por ejemplo,  platos de legumbres. Por otro lado, debido a la crisis económica, actualmente la Dieta Mediterránea no es una dieta barata, ya que las frutas y verduras, por lo general, son más caras que los alimentos basados en grasas saturadas y carbohidratos sencillos, base de la dieta occidental. La sociedad española corres el peligro de creer que su dieta es “Mediterránea” y por ello tiene una cierta protección frente a las patologías cardiovasculares, pero la sustitución de alimentos vegetales por alimentos basados en alimentos refinados, ricos en azúcares y grasas saturadas elimina la protección que la Dieta Mediterránea ejerce sobre nuestra salud.

R.M.- Según los últimos estudios, el desayuno es una de las comidas más importantes del día y debería aportar el 25% de la energía necesaria para afrontar el día. ¿Qué tiene que contener para cumplir este requisito y qué papel tienen los zumos en ello?

J.R.- El desayuno debe ser una fuente importante de energía, para lo cual debe de incluir cereales y/o derivados, preferiblemente que no sean refinados (integrales). Los lácteos también aportan energía (en forma de lactosa) así como calcio. En el caso de la fruta que debe de incluirse en el desayuno, por su aporte en hidratos de carbono y compuestos fitoquímicos, los zumos pueden sustituir perfectamente una pieza de fruta. Eso sí, siempre que sea posible, es preferible ingerir un zumo realizado en el momento en casa.

R.M.- ¿Qué papel tiene el pan para ayudar a conseguir una dieta sana y equilibrada?

J.R.- El pan es una fuente muy importante de energía, en forma de carbohidratos complejos, de forma que es un alimento básico de nuestra dieta. Para hacer que el pan sea insustituible, debería de estar elaborado con harinas no refinadas (integrales) que aporten una gran cantidad de fibra insoluble. De igual forma, aquellos panes que a parte de harinas no refinadas poseen en su composición ciertas semillas vegetales, son también una fuente importante de ácidos grasos poliinsaturados.

R.M.- ¿Qué propiedades tienen el pan a nivel nutricional?

Principalmente el pan es un alimento rico en carbohidratos complejos, por lo que es una fuente energética muy importante en nuestra dieta. En este sentido, no debe abusarse de su consumo (porque aporta bastantes calorías) pero su consumo diario es esencial dentro de una dieta equilibrada. Así mismo, si el pan está elaborado con harinas integrales,  éste es una fuente muy importante de fibra insoluble, la cual juega un papel fundamental en la regulación de la actividad intestinal de los seres humanos.

 

Fuente: qcom.es El punto de encuentero de la cadena agroalimentaria

http://www.qcom.es/v_portal/informacion/informacionver.asp?cod=27313&te=5&idage=29878&vap=0&npag=1