Para garantizar el correcto desarrollo y crecimiento de los niños es necesario lograr un adecuado aporte nutricional acorde a sus necesidades específicas. Para ello algunos nutrientes como el Hierro, la vitamina D o los ácidos grasos poliinsaturados Omega 3 juegan un papel especialmente relevante en esta etapa, al intervenir directamente en el desarrollo de las funciones de tipo motor y cognitivo, así como en la agudeza visual y en la prevención de alergias y enfermedades autoinmunes.

Por esta razón, «es especialmente relevante garantizar las adecuadas ingestas de estos nutrientes, dado el rol fundamental que adquieren en la salud y crecimiento de los más pequeños», afirma el doctor Ángel Gil, presidente de la Fundación Iberoamericana de Nutrición (FINUT) y coordinador del II Curso de Avances en Nutrición Infantil.

Así, la dieta de los más pequeños debe incluir el consumo habitual de alimentos tales como pescado azul, lácteos, y carnes rojas, principales fuentes de estos nutrientes, así como hábitos saludables tales como una exposición solar moderada y una vida activa.

«El niño tiene unas necesidades nutricionales específicas en función de su edad y su alimentación debe ser adecuada para alcanzar dichas necesidades. Así en el caso de la vitamina D es fundamental que las ingestas en los primeros años de vida sean las apropiadas, puesto que la carencia de este nutriente influye directamente en la salud futura del menor», agrega el experto.

Del mismo modo, es muy importante garantizar las ingestas adecuadas de Omega 3 DHA, «porque éste es el ácido graso más abundante en el cerebro y es primordial para su formación, estructura y funcionamiento, al proporcionar la fluidez necesaria a las membranas cerebrales. Por esta razón, dado su rol fundamental en el desarrollo del cerebro y la retina, los más pequeños deben ingerir al menos 100 miligramos al día de este nutriente», aconseja el doctor.

En este sentido, el nutricionista ha incidido en que, en el caso de que se identifique una posible carencia nutricional en el niño, «puede ser de interés recurrir a alimentos especialmente preparados para cubrir las necesidades infantiles en esta etapa, como las leches de crecimiento, enriquecidas. Además, la leche es un vehículo ideal para estos nutrientes, primero por sus características fisicoquímicas y segundo por ser un alimento de consumo diario con alta penetración en los hogares»

 

 

Fuente: diario “El Correo”

http://www.elcorreo.com/bizkaia/sociedad/salud/vida-sana/201503/19/hierro-omega-vitamina-fundamentales-20150319232006-rc.html