El exceso de peso va ganando terreno en el mundo y con una aceleración en absoluto despreciable. Concretamente, en las últimas tres décadas, el número de personas afectadas por sobrepeso y obesidad ha pasado de 857 millones en 1980 a 2.100 millones en 2013. Más del doble. Así lo desvela un estudio que analiza las cifras de incidencia en un total de 188 países (entre ellos, España). Como subrayan los autores responsables de este trabajo, en un cómputo global, tres de cada 10 individuos padecen alguno de estos dos problemas, tanto en países desarrollados como en naciones de ingresos bajos y medianos.

El sobrepeso y la obesidad es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI. En el año 2010, según afirma uno de los científicos de esta investigación, publicada en la revista The Lancet, causó 3,4 millones de muertes en el globo terráqueo, restó un 4% de años de vida y provocó un 4% de morbilidad. A medida que el índice de masa corporal (IMC) incrementa, también lo hace el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, diabetes, algunos trastornos del aparato locomotor (osteoartritis -una enfermedad degenerativa de las articulaciones-) y ciertos tipos de cáncer (de endometrio, mama y colon).

Dada la importante repercusión del exceso de peso en la salud, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estableció el verano pasado una serie de directrices internacionales con el objetivo de reducir la obesidad en un 40% antes del año 2025.

Teniendo en cuenta, aseguran los autores de este trabajo, que “las tendencias de prevalencia en este sentido son variables dependiendo de cada estudio” y que “pocos son los países que repiten sus análisis para confirmar resultados, “nos parecía esencial hacer una fotografía lo más fiable posible del sobrepeso (definido como un IMC entre 25 y 30) y la obesidad (IMC igual o superior a 30) en distintos países”, con la intención de “ver dónde se está progresando y dónde hace falta dirigir más políticas de actuación”.

Para ello, se sirvieron de los datos de varios estudios internacionales (como los eurobarómetros, Who stepwise…), informes de salud global y literatura científica. En total, 1.769 fuentes que incluían información de 188 países. Se trata de “un estudio nacional, regional y global sobre la prevalencia del sobrepeso y la obesidad en adultos y niños desde 1980 hasta 2013, un análisis sistemático que analiza la carga de esta enfermedad”, definen investigadores.

En países desarrollados y en vías de desarrollo

En el transcurso del estudio, el exceso de peso entre adultos ha incrementado en hombres (de 29% a 37%) y en mujeres (de 30% a 38%). En los países desarrollados, la prevalencia es mayor en los varones, mientras que en las naciones con ingresos bajos y medios, son ellas las más perjudicadas.

A nivel regional, los países de Oriente Medio y Norte de África, América Central y las naciones insulares del Pacífico y el Caribe ya han alcanzado tasas excepcionalmente altas de sobrepeso y obesidad, del 44% o incluso más. En 2013, por ejemplo, en Oriente Medio y en el Norte de África, más del 58% de los hombres y el 65% de las mujeres a partir de los 20 años tenían exceso de peso. En definitiva, más de dos terceras partes de estas regiones tenían una prevalencia de más del 50% entre hombres y mujeres adultos.

A lo largo de los 33 años evaluados en la investigación, los países de Oriente Medio que mayor aumento de obesidad experimentaron a nivel mundial fueron: Bahrein, Egipto, Arabia Saudita, Omán y Kuwait.

En América Central, más del 57% de los varones y más del 65% de ellas tenían sobrepeso u obesidad. Los países más tocados: Colombia, Costa Rica y México.

En las islas del Pacífico, “casi el 44% de los hombres y más del 51% de las mujeres tienen sobrepeso o son obesos, al igual que casi el 38% de los hombres y más del 50% de las mujeres en el Caribe”.

Analizando país por país, la mayor proporción de personas obesas (13%) vive en EEUU. India y China juntas representan el 15% de la población obesa mundial. Más del 50% de los 671 millones de obesos del mundo viven en 10 países: EEUU, China, India, Rusia, Brasil, México, Egipto, Alemania, Pakistán e Indonesia.

Porque parece que la obesidad no entiende de fronteras. Así lo constata un estudio que se acaba de presentar esta semana en el Congreso Europeo de Obesidad que se está celebrando en Sofía (Bulgaria) en el que se ha comprobado que, en los últimos 20 años, pueblos recónditos del Himalaya han sufrido un significativo aumento en la tasa de obesidad. La prevalencia de la enfermedad se ha multiplicado por cinco desde 1995. EEUU, Reino Unido y Australia son tres de los países con altos ingresos con mayor aumento de obesidad.

El exceso de peso en España

En cuanto a España, “se ha comportado de manera similar a otros países de Europa (aunque está ligeramente por debajo del promedio), donde la prevalencia de obesidad y sobrepeso ha aumentado desde 1980 pero que se ha estabilizado en la última década”, expone Rafael Alfonso-Cristancho, profesor e investigador de la Universidad de Washington, uno de los participantes del estudio. Por el contrario, “la mayoría de los países en desarrollo, donde reside la mayor cantidad de la población mundial, siguen mostrando tendencias en aumento”.

Según la tabla de resultados, el 20% de los hombres y el 20% de las mujeres son obesos y si también se incluye el sobrepeso, la tasa en varones asciende a 62,3% y en mujeres a 46,5%. Los datos van en la misma línea que los disponibles en el Instituto Nacional de Estadística (INE). Tal y como anunciaba este organismo el año pasado, en los últimos 25 años, la obesidad en España ha aumentado casi un 10%, pasando del 7,4% (en los adultos) al 17% en 2012. Teniendo en cuenta el sobrepeso, el porcentaje alcanzaba el 53,7%.

La información que maneja Alonso-Cristancho también muestra el aumento de ese 10%, pero no en todos los grupos de edad. “En promedio, entre los 25 y los 45 años, se observa menor aumento (del 7 al 10%) en sobrepeso y obesidad. Los demás tuvieron aumentos superiores según los resultados de las Encuestas Nacionales de salud desde 1987 a 2011”.

En cuanto a los menores de 20 años, el 8,4% de los jóvenes y el 7,6% de las chicas tienen obesidad. El sobrepeso y la obesidad en su conjunto afectan al 27,6% de ellos y al 23,8% de ellas. Cifras también muy parecidas a las presentadas por el INE, que apunta que el 27,8% de la población infantil (desde los dos hasta los 17 años) tiene sobrepeso u obesidad.

Desafortunadamente, “ningún país de los 188 que se incluyeron en este análisis, ha logrado reducir las cifras de obesidad y sobrepeso de manera significativa, lo cual genera una preocupación aún mayor sobre el impacto futuro de estas condiciones en la población mundial”, concluye el investigador español. Esto “demuestra la necesidad de mayor investigación en políticas o tecnologías sanitarias que produzcan un impacto real en el control de la obesidad. Actualmente la cantidad de tratamientos para la obesidad es bastante limitada”.

La obesidad infantil crece

Otro punto que preocupa a los expertos es cómo está afectando este problema a la población infantil. Según un informe de la OMS, en 2010 había 42 millones de niños con sobrepeso en todo el mundo, de los que cerca de 35 millones viven en países en desarrollo. De hecho, motivada por su preocupación, recientemente la OMS ha anunciado la creación de una comisión internacional destinada a lucar contra la obesidad infantil en el mundo.

Este último análisis revela que, en general, tanto en los niños como en los adolescentes, la obesidad ha incrementado significativamente. Entre 1980 y 2013, la tasa de sobrepeso y obesidad aumentó casi un 50%. El año pasado, más del 22% de las jóvenes y casi el 24% de los adolescentes en países desarrollados tenían exceso de peso. En otras zonas del mundo menos favorecidas, el incremento también se hacía palpable, ya que este problema afectaba al 13% de los niños y a más del 13% de las chicas.

Las tasas eran particularmente preocupantes en Oriente Medio y en el Norte de África. “El aumento de la obesidad infantil es especialmente preocupante”, señala Marie Ng, profesora asistente del Instituto Metrics and Evaluation (IHME) de la Universidad de Washington en Seattle (EEUU), donde ha sido realizada esta investigación. Teniendo en cuenta que los niños con exceso de peso tienden a seguir teniéndolo en la edad adulta y “tienen más probabilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares, diabebles y algunos tipos de cáncer, tenemos que pensar cómo dar la vuelta a esta tendencia“.

“La obesidad es un problema que afecta a personas de todas las edades y en todas las partes del mundo”, recalca Christopher Murray, director del Instituto Metrics and Evaluation (IHME) y fundador de la Carga Mundial de Morbilidad (GBD). “En las últimas tres décadas, ningún país conseguido reducir las tasas de obesidad y, de hecho, preveemos que la obesidad siga aumentando a medida que incrementan los ingresos en los países más desfavorecidos, a menos que se tomen medidas urgentes para hacer frente a esta crisis de salud pública”.

Fuente: El Mundo (Laura Tardón)

Foto: AP

http://www.elmundo.es/salud/2014/05/29/538630deca47413c758b458a.html