Arpil Zorrozua es la principal responsable y una de las fundadoras de Elikalte, Asociación Vasca de Alergias Alimentarias, entidad privada sin ánimo de lucro creada hace trece años que trata de mejorar la calidad de vida de los afectados por las alergias y de sus familiares.

¿Por qué se produce una alergia alimentaria?

La alergia alimentaria es una reacción excesiva del cuerpo en determinadas personas que confunde algunas proteínas alimentarias con enemigos, como si fueran bacterias o un virus, y reacciona atacándolas de una forma agresiva.

¿Qué diferencias hay entre la alergia y la intolerancia alimentaria?

Una fundamental, en la alergia alimentaria está involucrado el sistema inmunológico y se puede curar. Además, la intolerancia se refiere a productos muy concretos, lactosa, gluten… mientras las alergias pueden ser causadas por cualquier alimento. Por último, a diferencia de la intolerancia, una alergia alimentaria, dependiendo del grado, puede incluso llegar a la anafilaxia, una reacción alérgica grave que requiere un tratamiento médico inmediato. Aunque la información es cada vez mayor en la calle, todavía hay fabricantes de alimentos que no lo tienen tan claro.

¿Cuándo y cómo se manifiestan las alergias?

A medida que ampliamos la dieta en los niños vamos introduciendo los alérgenos. El más común, el de la leche, se manifiesta con el primer o segundo biberón no materno provocando reacciones digestivas, vómitos… pero también hay otras casuísticas. La alergia alimentaria es una enfermedad mayoritariamente pediátrica porque tiende a curarse con la edad, de una forma natural o mediante nuevas técnicas, muy efectivas, como la de la inducción a la tolerancia.

¿Cuáles son las alergias más comunes?

En la infancia las alergias a la leche, al huevo, al pescado, las legumbres y los frutos secos. Esta última suele ser una de las más problemáticas ya que raramente se cura y sólo una pequeña cantidad de este alimento puede provocar reacciones severas. Además, hay que tener especial precaución con esta alergia porque la industria alimentaria actual utiliza el cacahuete para fabricar casi todo.

¿Se detectan también en la edad adulta?

Se detectan muchas alergias en la edad adulta con los mismo síntomas pero, a diferencia de las que aparecen en la infancia, éstas no se curan. Es famoso el síndrome “marisco de Navidad”, lo has comido toda la vida y, de repente, te sienta mal, te provoca rojeces alrededor de la boca, problemas en la respiración, trastornos digestivos….

¿Una vez diagnosticada, la alergia alimentaria requiere una vigilancia médica periódica?

Normalmente las alergias evolucionan. En primer lugar, se somete a los niños a una dieta de eliminación de alimentos muy severa y en cuanto se comprueba que hay posibilidades de que pueden tolerarlos se les vuelve a proporcionar mediante la terapia de inducción a la tolerancia. Hasta la llegada de esta terapia, había que suprimir el alimento causante de la alergia y esperar a que el cuerpo reaccionara y la superara. No hay medicinas, sólo se puede suprimir alimentos de la dieta. Frecuentemente los padres emprenden un peregrinaje por naturópatas, homeópatas… para intentar buscar alguna solución positiva que alivie las dietas estrictas.

¿La terapia de inducción a la tolerancia ha significado un gran cambio?

Efectivamente, esta terapia, bajo una estricta vigilancia médica, permite ir introduciendo pequeñas dosis del alérgeno causante del problema que se van incrementando gradualmente hasta conseguir la tolerancia. El número de intentos para conseguir el objetivo varía y se realizan siempre en el hospital nunca en el domicilio.

¿Las alergias alimentarias se heredan?

Tienen un alto componente genético. Las personas atópicas, que tienden a padecer asma, dermatitis o diferentes alergias , multiplican las posibilidades de que sus hijos las padezcan. Por ejemplo, un padre puede ser asmático y el hijo desarrollar la alergia al pescado. Además, los alérgicos padecen la llamada “marcha atópica”. Por ejemplo, desarrollar primero una alergia alimentaria y continuar con una dermatitis atópica y asma, combinando todas ellas.

¿Hay alergias con más posibilidades de curación?

Algunas alergias son más propensas a curarse que otras e, indudablemente, hay mayores posibilidades si es sólo una alergia que varias.

¿Es normal que convivan varias alergias a la vez?

Es muy frecuente, pueden ser varias y complejas. Por ejemplo, mi hija, en un principio, se sensibilizó a través de la leche materna a la leche, huevo y pescado, según amplió su alimentación se sensibilizó a carnes, legumbres y frutas. Incluso se dan casos de familias con dos hijos, cada uno con una alergia completamente distinta.

¿Hay una colaboración entre los médicos y vuestra asociación?

Una vez confirmado el diagnóstico, el alergólogo informa a los pacientes sobre asociaciones, como Elikalte, que pueden ayudarles. Aunque la primera reacción que genera la noticia en los padres es de desconcierto e incluso culpabilidad, nosotros, mediante la formación dirigida a todos los familiares, tratamos de que lo vayan asumiendo en su vida diaria.  

¿Qué tipo de formación proporcionáis a los padres?

Es una formación personalizada porque cada alérgico tiene diferentes necesidades. Es imposible agruparlos por sus diferentes condiciones vitales, las singularidades de cada alergia, su diferente grado de comprensión…Tratamos de aclarar sus dudas: escolarización de los niños, manipulación de la comida en casa, información de tiendas especializadas donde pueden adquirir productos que les facilite variar la dieta algo monótona de los alérgicos. Dado el alto precio de los alimentos para alérgicos, intentamos proporcionar comercios donde pueden encontrar grandes marcas, más baratas, que permiten ahorrar en la compra.

¿Esta formación también la extendéis a los centros de enseñanza?

Proporcionamos formación a profesores, monitores de comedor y a las asociaciones de padres de alumnos. Tratamos de que los padres de los niños no alérgicos comprendan que lo niños afectados necesitan la comprensión y solidaridad de sus compañeros. Tienen que entender la conveniencia de no introducir los alimentos prohibidos a la escuela, por ejemplo los dulces, tartas, los frutos secos…

¿Existe una normativa en el etiquetado de los productos para identificar cualquier alérgeno?

La normativa vigente exige que se marquen catorce alérgenos, comunes en la Unión Europea, pero se dejan fuera otros muchos como el maíz y el melocotón. Este último es uno de los alérgenos más importantes que afecta sobre todo a adultos. En la normativa que se va a aprobar el próximo mes de diciembre se van a resaltar en negrita los catorce alérgenos que contienen los ingredientes de cada alimento, en vez de agruparlos en la parte inferior, lo que obligará a leer todos los componentes en la etiqueta. Pensamos que es un cambio meramente estético que costará asimilar. Además, continuará siendo voluntario etiquetar las trazas, los residuos que quedan en la fabricación de alimentos, por lo que nos encontraremos con bastantes etiquetados precautorios (este alimento puede contener trazas de…), lo que reduce más las posibilidades de elección.

¿Los comedores de los centros de enseñanza proporcionan menús para los niños alérgicos?

El País Vasco es una de las pocas comunidades autónomas que cuenta con una rigurosa normativa que obliga a los centros de enseñanza públicos a suministrar un menú limpio a los alérgicos al mismo precio que el resto. De hecho, todas las empresas de catering que acuden a los concursos tiene que ofertarlo. Los concertados también lo ofrecen mayoritariamente mientras la situación varía más en los centros privados.

¿Habéis notado un incremento en el diagnóstico de las alergias alimentarias?

Se ha incrementado el número de alérgicos. Nosotros lo notamos especialmente en los centros de enseñanza. Donde antes había apenas había un niño por clase, ahora lo normal son dos o tres. Además, ahora están más presentes, los padres quieren que asistan a los comedores con sus dietas especiales y no se conviertan en niños marginados que no se implican con el resto.

¿Hay un mayor conocimiento y concienciación de la situación de los alérgicos alimentarios?

Partíamos de una situación desoladora cuando fundamos nuestra asociación hace trece años. A los alérgicos ya no se les mira de una forma tan negativa, se ha normalizado bastante su situación (escuelas, comedores, etiquetado de alimentos). Hay que dejar claro que son personas completamente sanas que enferman cuando comen lo que no deben. Aunque la situación ha mejorado mucho, queda por hacer. Por ejemplo, echamos de menos que haya un tiempo para un trato más humano cuando los alérgicos o sus familiares reciben la noticia del diagnóstico y la existencia de personal especializado que nos ayude a asimilar esos primeros momentos.

 

Elikalte – Asociación Vasca de Alergias Alimentarias

Camilo Villabaso, 25, 1ºA
48002 – Bilbao
Telf: 944434658

 

Sólo se permite la utilización de este contenido en otros sitios web enlazando con este vínculo, mencionando como fuente a Zainduzaitez.  
© Zainduzaitez, Bilbao 2014. Aviso Legal