Su característica concha de forma longitudinal y puntiaguda está formada por dos valvas iguales de color negro azulado, marcadas con líneas concéntricas denominadas estrías de crecimiento. En el exterior siempre quedan  restos de rocas, algas y otras especies marinas que viven en las conchas. En el interior se encuentra la molla o cuerpo, con un un color anaranjado. El mejillón es un molusco que se alimenta por filtración, aprovechando el fitoplancton del agua marina.

Viven a poca profundidad, formando grupos en las rocas, en las zonas de mareas, muy batidas, con mucha materia orgánica en suspensión. Los mejillones que se comercializan en fresco deben pasar por una depuradora donde están 8 horas filtrando agua esterilizada para soltar las impurezas. Los mejillones depurados llevan una etiqueta que lo acredita.

En Cataluña se les llama clotxina o clochina, en el País Vasco mojojón o muskullo y en Galicia mexillón. Las costas gallegas y de Holanda son las principales productoras de estos moluscos.

Aunque la primavera y comienzos del verano son su mejor época, se pueden comprar durante todo el año porque se cultivan en criadero, como si de su hábitat natural se tratara.

El mejillón es muy saludable y se utiliza en dietas de control de peso e hipertensión. Se recomienda especialmente a los deportistas, embarazadas y niños. Destaca por su aporte de proteínas de buena calidad, contiene poca grasa y su aporte calórico no es muy elevado, 100 gramos aportan 67 calorías. De los minerales que aporta el yodo es el más importante, sin olvidar el hierro, el calcio, el sodio, el fósforo y el magnesio. Por último, hay que subrayar su aporte de vitaminas del grupo B y E.

El marisco más barato y popular, destaca por su versatilidad , combinando  muy bien con todos los alimentos. Se pueden preparar de muchas formas, las más famosas son al vapor, al escabeche, cocido, en salsa, paellas, sopas y caldos marineros…. Su cocción es fundamental para disfrutar de su sabor. Todos los que nos se abren debemos tirarlos pues no están buenos. Hay que consumirlos en el día y lavarlos antes de su cocción para eliminar restos de suciedad. Se suelen acompañar regados con zumo de limón, salsas picantes, vinagreta o mayonesa. Cocinados de esta forma conservan todas sus propiedades y resultan más digestivos.

 

 

Sólo se permite la utilización de este contenido en otros sitios web enlazando con nuestra url, mencionando como fuente a Zainduzaitez.  
© Zainduzaitez, Bilbao 2014-2015. Aviso Legal