Desde el año 2000 la OMS (Organización Mundial de la Salud) celebra el Día Mundial del Corazón cada 29 de Septiembre con el objetivo de llamar la atención sobre la creciente incidencia de las enfermedades cardiovasculares, su prevención, control y tratamiento.

Desgraciadamente, las enfermedades cardiovasculares son cada vez más comunes y la nutrición juega un papel fundamental en su prevención. Hay que cuidar la dieta para mantener el corazón sano, además de practicar actividad física y eliminar algunos factores de riesgo, sobre todo la obesidad y el tabaco. Conseguir y mantener un peso idóneo es fundamental.

Las enfermedades cardiovasculares están causadas por la disminución del paso de la sangre por las arterias que llevan el oxigeno y los nutrientes a todos los órganos y tejidos del cuerpo, con el depósito de grasa en la pared de las mismas.

Para ello hay que reducir el consumo de alimentos con un alto contenido en grasas saturadas y colesterol y revisar los niveles de la presión sanguínea, el colesterol y de azúcar en sangre. Por ello, es fundamental mantener un peso adecuado.

“Hay que cuidar la dieta para mantener el corazón sano, además de practicar actividad física y eliminar algunos factores de riesgo, sobre todo la obesidad y el tabaco.”

En la dieta no deben faltar el pan, la patata, la pasta y el arroz y las legumbres, al menos dos veces a la semana. Se recomienda la ingesta de al menos cinco raciones de frutas y verduras al día en adultos y controlar el consumo de sal (reducir para ello el consumo de alimentos procesados). Es preferible los cereales integrales a los refinados, no abusar del consumo de huevos y evitar el consumo de bebidas azucaradas.

Se debe moderar el consumo de grasa en general, sobre todo la de origen animal y consumir preferentemente las de origen vegetal, especialmente el aceite de oliva. Hay que cocinar con la mínima grasa, prefiriendo la cocción, la plancha o el asado a la fritura. Hay que controlar el consumo de carnes rojas y embutidos. La leche desnatada o semidesnatada es preferible a la entera y los quesos frescos a los grasos.

El vino es la bebida alcohólica más recomendada por sus propiedades antioxidantes, siempre con un control, 30 g. al día(dos copitas al día)

Por último, remarcar la importancia del ejercicio físico para perder peso y caminar, al menos una hora al día, siguiendo siempre las instrucciones del médico.

Las recomendaciones de alimentación están siempre sujetas a modificaciones por la posible aparición de nuevas evidencias científicas. Además, la respuesta de cada individuo a la misma alimentación no es la misma.

Sólo se permite la utilización de este contenido en otros sitios web enlazando con nuestra url, mencionando como fuente a Zainduzaitez.  
© Zainduzaitez, Bilbao 2015. Aviso Legal