El 8 de junio celebramos el Día Mundial de los Océanos, fecha instaurada por la Asamblea General de las Naciones Unidas, bajo el lema “Limpiemos nuestros océanos”. Conservar y emplear los recursos marinos de una forma sostenible, así como concienciar a la población de su importancia, son los objetivos de este evento.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) considera que los océanos “son el corazón de nuestro planeta”, pues conectan a las personas de todo el mundo, regulan el clima, alimentan a millones de personas, producen oxígeno, proporcionan energía y son el hábitat de una gran variedad de plantas y animales.

Los océanos cubren dos terceras partes de la superficie de la Tierra, y a través de sus interacciones con la atmósfera, litosfera y biosfera, juegan un papel fundamental en la condiciones que hacen posible la vida en nuestro planeta.

El año pasado la Conferencia de los Océanos, primera sobre este asunto organizada por las Naciones Unidas, trató el tema del deterioro progresivo que sufrían los océanos, planteando soluciones para detener este proceso.

Estos son algunos datos que reflejan la importancia de los océanos:

  • Proporcionan la mitad del oxígeno que respiramos
  • Suavizan el impacto del cambio climático, ya que absorben alrededor del 30% del carbono generado por la actividad humana.
  • Suministran alimento diariamente a 500 millones de personas en todo el mundo.
  • Regulan el clima y protegen las costas.
  • Nos proveen de casi un tercio del gas y el petróleo que consumimos.

Sin embargo, para conseguir una gestión sostenible de los océanos hay que enfrentarse a diversas amenazas: cambio climático, la sobrepesca, la pesca ilegal, etc. Pero, sin duda, la contaminación es una de las más graves. Y este año, la polución originada por plástico, especialmente dañina, protagoniza el Día Mundial de los Océanos. Algunos datos al respecto:

  • 8 millones de toneladas de plástico acaban en los océanos cada año, perjudicando la vida silvestre, la pesca y el turismo.
  • Los plásticos en el océano causan cada año la muerte de un millón de aves marinas y 100.000 mamíferos marinos.
  • El plástico genera unos gastos de 8.000 millones de dólares en daños al ecosistema marino.
  • Anualmente terminan 8 millones de toneladas de plásticos en los océanos.

Queda todavía mucho por hacer y es una labor de todos. Debemos ser conscientes de que debemos cuidarlo, no hay que saquearlo. Se necesita también un compromiso firme y serio por parte de los países y gobiernos, además de las empresas, para promover un cambio.

 

Sólo se permite la utilización de este contenido en otros sitios web enlazando con nuestra url, mencionando como fuente a Zainduzaitez.  
© Zainduzaitez, Bilbao 2018. Aviso Legal