Las croquetas son un plato muy popular, presente en muchos almuerzos, aperitivos y cenas y, sin duda, uno de los alimentos preferidos por los más pequeños.

La croqueta, de forma ovalada o redonda, es una porción de masa hecha con un picadillo de diversos ingredientes  (jamón, pollo, pescado, espinacas, queso…) ligada con bechamel, salsa cremosa blanca, hecha con harina, leche y mantequilla o aceite, que se reboza en huevo y pan rallado y se fríe en aceite abundante.

Historia

Originaria de Francia, la primera referencia aparece en el siglo XVII, en la corte del rey francés Luis XIV, y su primera presentación en un banquete como croquettes à la royale tiene lugar en París en 1817. Rápidamente se popularizó y pasó a emplearse como receta para aprovechar las sobras en muchos hogares.

Se ha convertido en un símbolo gastronómico de esmero y creatividad, con gran acogida en lugares como Sicilia, Países Bajos y España.

Valor nutricional

Las croquetas tienen cabida en una alimentación variada y equilibrada, ya que es un alimento muy completo que contiene pan, huevo, leche y diversos ingredientes como verduras, pollo, pescado, carne…

“Aunque las croquetas tienen cabida en una alimentación variada y equilibrada, se deben considerar como un extra de la dieta para ocasiones especiales ya que son alimentos altos en grasas saturadas.”

Su valor nutricional varía en función de su tamaño e ingredientes. Aproximadamente una croqueta de 30 gramos puede tener unas 60 Kilocalorías pero al freírlas puede alcanzar las 90 o 100.

La leche aporta proteínas, calcio y vitaminas, la harina de bechamel y el pan rallado hidratos de carbono de alto índice glucémico y el resto de ingredientes (jamón, pollo, pescado…) nos proporcionan, sobre todo, proteínas y fibra.

El aceite es el principal responsable del aporte graso que se puede disminuir con una correcta técnica de fritura. Se aconseja que esté lo suficientemente caliente para que se forme una costra con rapidez e impida que el aceite entre en exceso en el interior de la croqueta. De esa manera, el exterior quedará muy crujiente.

Se deben considerar como un extra de la dieta para ocasiones especiales, fines de semana, celebraciones… ya que son alimentos altos en grasas saturadas y pueden hacer que aumentemos de peso y elevar los niveles de colesterol.

Consejos para eliminar grasa

Emplear leche desnatada, pan rallado integral y aceite de oliva para freír. Para evitar el exceso de grasa, y así mantener las propiedades alimenticias, es conveniente poner un papel de cocina absorbente en la bandeja.

 

Sólo se permite la utilización de este contenido en otros sitios web enlazando con nuestra url, mencionando como fuente a Zainduzaitez.  
© Zainduzaitez, Bilbao 2017. Aviso Legal